Los músicos empezaron a llegar a partir de las 14:30 para unas pruebas de sonido que se hacen en orden inverso al de actuación, y que ocupan una media de viente minutos por banda, con el margen de seguridad siempre agotado debido a que la Gran Via a esa hora siempre está colapsada.

Y bien, músicos probados, puertas abiertas. La sala se llenó rápido. Esperamos cinco minutos a los rezagados y comenzamos.

Vicenç Villatoro, director del CCCB, abrió la fiesta con una animada invitación a disfrutar de un acto donde el futuro era imaginado, criticado o esperado por un grupo de jóvenes autores que habían sido invitados a su vez a escribir sobre la ciencia de la luz y en su lugar nos hablaron de la cultura de los humanos. Así que Villatoro con sus manos y su voz nos decía que allí estaban el IFCO y el CCCB apoyando a esos jóvenes porque son el futuro.

villatoro

Vicenç Villatoro, director del CCCB, abriendo La Llum a les Ones’15

Y como el futuro va de humamos, empezó todo dándoles lucecitas a los humanos para jugar con la pantalla en una serie de juegos en los que el objetivo final era capturar con pinzas ópticas algunas células infectadas con cierto virus y estudiar mediante microscopía de superresolución cómo este virus se vale de los mecanismos celulares para aprovechar su sistema reproductivo y hacer algo que no puede hacer solo: replicarse…

Luces-joystick, un proyecto desarrollado en ICFO por Ferran Altarriba.

Bastante divertido, solo que el juego funcionó tan bien que la gente pensó que era un ordenador y no sus linternas quien guiaba los mandos. Y realmente no había truco, y funcionó fantástico,  excepto en un momento en que Màrius Belles de Paciència la Nostra se interpuso accidentalmente entre el público y la webcam que recogía la luz del público para dictar al programa cuál sería la siguiente orden. Pero no valen palabras, tendremos que demostrarlo en otra ocasión. Paciència la Nostra: nuestros héroes de la improvisación, los presentadores más sufridos contando chistes y sudando al mismo tiempo.

Paciència la Nostra són Daniel Arbós y Màrius Belles