Thanks much for coming to the concert!

Thanks for making a big party out of the final concert! (Check out the photos!) See you all in the F...

For authors

Here you have some references and examples to start…

Eleven references
Micromegas, Voltaire (1752)
The fatal eggs, Mikhail Bulgakov (1924)

La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares (1940)
I, robot, Isaac Asimov (1950)
Red grass, Boris Vian (1950)
Historias de Cronopios y de Famas, Julio Cortázar (1962)
Cat’s cradle, Kurt Vonnegut (1963)
Cosmicomics, Italo Calvino (1964)
Ciberiada, Stanislaw Lem (1967)
The hitchhicker’s guide to the galaxy./em>, Douglas Adams (1979)
Joc d’ombres, David Jou (1988)
Històries asimètriques, Xavier Duran (1993)

Three short texts

Del rigor en la ciencia, J. L. Borges (El Hacedor, 1960)

…En aquel imperio, el Arte de la Cartografía logró tal perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba todo una Ciudad, y el mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, esos mapas desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron una Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y de los Inviernos. En los desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

 

La foto salió movida, Julio Cortázar (Historias de cronopios y de famas, 1962)

Un cronopio va a abrir la puerta de calle, y al meter la mano en el bolsillo para sacar la llave lo que saca es una caja de fósforos, entonces este cronopio se aflige mucho y empieza a pensar que si en vez de la llave encuentra los fósforos, sería horrible que el mundo se hubiera desplazado de golpe, y a lo mejor si los fósforos están donde la llave, puede suceder que encuentre la billetera llena de fósforos, y la azucarera llena de dinero, y el piano lleno de azúcar, y la guía del teléfono llena de música, y el ropero lleno de abonados, y la cama llena de trajes, y los floreros llenos de sábanas, y los tranvías llenos de rosas, y los campos llenos de tranvías. Así es que este cronopio se aflige horriblemente y corre a mirarse al espejo, pero como el espejo esta algo ladeado lo que ve es el paragüero del zaguán, y sus presunciones se confirman y estalla en sollozos, cae de rodillas y junta sus manecitas no sabe para qué. Los famas vecinos acuden a consolarlo, y también las esperanzas, pero pasan horas antes de que el cronopio salga de su desesperación y acepte una taza de té, que mira y examina mucho antes de beber, no vaya a pasar que en vez de una taza de té sea un hormiguero o un libro de Samuel Smiles.

 

Todo en un punto, Italo Calvino (Las cosmicómicas, 1964)

Con arreglo a los cálculos iniciados por Edwin P Hubble sobre la velocidad del alejamiento de las galaxias,
se puede establecer el momento en que toda la materia del universo estaba concentrada en un solo punto,
antes de empezar a expandirse en el espacio.

Naturalmente que estábamos todos allí -dijo el viejo Qfwfq-, ¿y dónde vamos a estar, si no? Que pudiese
haber espacio, nadie lo sabía todavía. Y el tiempo, ídem: ¿qué quieren que hiciéramos con el tiempo, allí
apretados como sardinas? He dicho “apretados como sardinas” por usar una imagen literaria: en realidad no había espacio, ni siquiera para estar apretados. Cada punto de nosotros coincidía con cada punto de los demás en un punto único que era aquel donde estábamos todos. En una palabra, ni siquiera nos molestábamos, salvo en lo que se refiere al carácter, porque, cuando no hay espacio, tener siempre montado en las narices a un antipático como el señor Pbert Pberd es de lo más cargante.
¿Cuántos éramos? Bueno, nunca pude saberlo, ni siquiera aproximadamente. Para contar hay que poder
separarse por lo menos un poquito uno de otro, y nosotros ocupábamos todos el mismo punto.
Contrariamente a lo que podría parecer, no era una situación que favoreciese la sociabilidad; sé que por
ejemplo en otras épocas los vecinos se frecuentan; allí, en cambio, como todos éramos vecinos, no había
siquiera un buenos días ni un buenas noches.

Ten poems and one song

Els altres mons, Fèlix Cucurull

Quin llampec en els ulls
segellarà la nostra coneixença?

S’obriran horitzons
a la nostra abraçada.
I encara damunt nostre
hi haurà estrelles més altes.
Camins mai no fressats
ens temptaran la passa:
Hi marxarem plegats
en una nit molt clara
i, travessant l’espai,
serem de nou fantasmes.

 

L’ordinador simula el naixement dels estels, David Jou

L’ordre matemàtic simula el món real,
crea un altre món –de càlcul, i mental-
regit per lleis exactes, hipòtesis, models:
en un ordinador reneixen els estels
com fa tants anys nasqueren, en brous primordials.

I som com creadors! veiem a la pantalla
un món tot just nascut. Una galàxia qualla,
es formen els estels –i tot sota control!
I regulem el temps i dominem el sol,
i musiquem i tot la còsmica rondalla!
-fins que el flux elèctric, de cop i volta, es talla.

 

El científico, Juan Gil-Albert (Fragmento)

Todo de luces recamado
el cielo se ensombrece.
Es la noche más alta.
Hay una oscuridad que transparente
nos ensalza y seduce.
Que nos fascina.[] Brillan los astros lejos
con un mágico ardor irresistible
y nuestros ojos penden del espacio
como sin transición
entre aquellas regiones que nos vedan,
su pureza magnética y el suelo
en el que estamos vivos percibiendo
la misteriosa altura,
el resplandor astral,
la inclemente hermosura que nos tienta,
y que a la vez, distante cercanía,
nos espanta. ¿Por qué?

Todo lo que está en torno de nosotros
es como fuego, vida turbadora
y energía inicial.
El fuego es como el oro que reluce
y la misma pasión a que somete
su torturante ser estremecido
libertad da a la llama luminosa.
Otras veces no brilla, está callado,
se muestra receloso y evidente
en algún material empedernido
que se defiende, un cuerpo que no entrega
su fuerza originaria, su secreto,
pero que gravitando por el aire
o incrustado en la tierra es un peligro
de potencial flamante o legendario
que por sola intuición el hombre puso
en la materia prima. Se diría
que el hombre ha de estudiar hasta su muerte
cuanto ve, toca, huele, intuye o piensa.
Y frente al mundo oscuro que lo asalta
Como un montón informe, se ha provisto
de cálculos e inventos racionales
que dan luz a su alma fugitiva.

 

El principio de Arquímedes, Nicanor Parra

Un rey en viaje cae a un pozo profundo
nadie tiene la menor idea de cómo salvarlo
hasta que un paje llamado Arquímedes
recomienda comunicar el abismo
con una laguna de la vecindad
y el rey subió con el nivel del agua.

 

Les estrelles i la vida, David Jou
Els àtoms,
creixent lentament en el ventre calent dels etels,
reunint els protons i neutrons necessaris
per ser no ja hidrogen tan sols, sinó heli,
carboni, nitrogen, metalls
pesants, cada cop més pesants, fins a ser
pols projectada, expansiva en esferes creixents,
pols molt estranya en oceans de buit i d’hidrogen…
Ah quanta llum,
quanta calor en els orígens d’aquesta matèria,
ara palpable amb la mà, fins i tot ara mà
que palpa, que estreny, que colpeja, que esquinça!
Ara, a l’abast,
restes d’estels primitius, antiquíssims…


Atreveix-te amb l’anglès!

Space Oddity, David Bowie listen

Ground Control to Major Tom
Ground Control to Major Tom
Take your protein pills
and put your helmet on

Ground Control to Major Tom
Commencing countdown,
engines on
Check ignition
and may God’s love be with you

Ten, Nine, Eight, Seven, Six, Five, Four, Three, Two, One… Liftoff!

This is Ground Control
to Major Tom
You’ve really made the grade
And the papers want to know whose shirts you wear
Now it’s time to leave the capsule
if you dare

This is Major Tom to Ground Control
I’m stepping through the door

And I’m floating
in a most peculiar way
And the stars look very different today

For here
Am I sitting in a tin can
Far above the world
Planet Earth is blue
And there’s nothing I can do

Though I’m past
one hundred thousand miles
I’m feeling very still
And I think my spaceship knows which way to go
Tell my wife I love her very much
she knows

Ground Control to Major Tom
Your circuit’s dead,
there’s something wrong
Can you hear me, Major Tom?
Can you hear me, Major Tom?
Can you hear me, Major Tom?
Can you….

Here am I floating
round my tin can
Far above the Moon
Planet Earth is blue
And there’s nothing I can do…

 

Earth’s clock, Pat Moon

Imagine that the earth was shaped twenty four hours ago
Then at 6 a.m. rains fell from the sky
To form the seas below
At 8 a.m. in these soupy seas
The first signs of life appeared
The dinosaurs called twenty minutes ago
But at twenty to twelve disappeared
Man arrived just one minute ago
Then at thirty seconds to midnight
Raised himself from his stooping stance
And started walking upright
In the thirty seconds man’s walked the earth
See what he’s managed to do

 

Happy birthday, dear Dragon, Jack Prelutsky

There were rumbles of strange jubilation
in a dark, subterranean lair,
for the dragon was having a birthday,
and his colleagues were gathering there.
“HOORAH!” groaned the trolls and the ogres
as they pelted each other with stones.
“HOORAH!” shrieked a sphinx and a griffin,
and the skeletons rattled their bones.

“HOORAH!” screamed the queen of the demons.
“HOORAH!” boomed a giant. REJOICE!
“HOORAH!” piped a tiny hobgoblin
in an almost inaudible voice.
“HOORAH!” cackled rapturous witches.
“Hoorahhhhhhh!” hissed a basilisk too.
Then they howled in cacophonous chorus,
“HAPPY BIRTHDAY, DEAR DRAGON TO YOU!”

They whistled, they squawked, they applauded,
as they gleefully brought forth the cake.
“OH, THANK YOU!”
he thundered with pleasure
in a bass that made every ear ache.
Then puffing his chest to the fullest,
and taking deliberate aim,
the dragon huffed once at the candles –
and the candles all burst into flame!

 

Today I’m going yesterday, Jack Prelutsky

Today I’m going yesterday
as quickly as I can,
I’m confident that I’ll do it,
I’ve devised a clever plan,
it involves my running backward
at a constant rate of speed,
if I’m mindful of my timing,
I’ll undoubtedly succeed.

Today I’m going yesterday,
I’m moving very fast
as I ‘m putting off the future
for the rather recent past,
I can feel the present fading
as I hastily depart,
and look forward to arriving
on the day before I start.

Today I’m going yesterday,
I’m slipping out of sight
and anticipate I’ll vanish
just a bit before tonight,
when I reach my destination,
I’ll compose a note to say
that I’ll see you all tomorrow,
which of course will be today.

 

The Bells, Edgar Allan Poe (extracte)

Hear the sledges with the bells –
Silver bells!
What a world of merriment their melody foretells!
How they tinkle, tinkle, tinkle,
In the icy air of night!
While the stars that oversprinkle
All the heavens seem to twinkle
With a crystalline delight;
Keeping time, time, time,
In a sort of Runic rhyme,
To the tintinnabulation that so musically wells
From the bells, bells, bells, bells,
Bells, bells, bells –
From the jingling and the tinkling of the bells.